Los juicios de Lesa Humanidad

Antecedentes

  09/1983: Se reabre la causa por la desaparición de Alfredo Giorgi, visto en “Olimpo” tras su secuestro, el 27 de noviembre de 1978. Las gestiones ante el Poder Judicial habían empezado en 1980. Son procesados en esta causa Jorge Rafael Videla, Emilio Massera, Orlando Agosti, Ramón Camps, Guillermo Suárez Mason, Reynaldo Bignone, Santiago Riveros, y la detención por primera vez de Roberto Eduardo Viola. 

  15/12/1983: Se crea la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (CONADEP). Luego de tomar testimonio a los sobrevivientes y familiares, se realiza el informe “Nunca más”, con el que se señala la existencia de numerosos Centros Clandestinos de Detención, Tortura y Exterminio (CCDTEyE) que funcionaron durante la última dictadura cívico-militar. 

  1984: La CONADEP visita el predio donde funcionó el CCDTyE “Olimpo”, junto a funcionarios judiciales y sobrevivientes de ese campo.

  04/10/1985: Se inicia el Juicio a las Juntas Militares. Allí declaran varios sobrevivientes de los CCDTyE, entre ellos del “Olimpo”. Con casi 1000 testigos, un fallo de 3200 carillas sobre una acumulación de 47000 fojas de pruebas, se condenó a prisión perpetua a Videla y Massera; a Viola una condena de 17 años; Lambruschini a 8 años, y Agosti a 4 años y medio. El resto de los procesados fueron absueltos. 

  12/1986: El presidente Raúl Alfonsín pacta con la cúpula castrense y aprueba la ley de Punto Final, donde se establece que sólo quedaban 60 días para presentar denuncias, porque posteriormente las causas prescribían. 

  06/1987: Se aprueba la ley de Obediencia Debida, que establecía que del grado de teniente coronel para abajo, nadie es culpable de la participación en el genocidio “sin admitirse prueba en contrario”. Esta ley absolvió a los militares de rango intermedio y menor, acusados de violaciones a los Derechos Humanos durante la dictadura, ya que “cumplieron órdenes como subordinados”. 

  10/1989: El presidente Carlos Menem dicta decretos de indulto a militares y policías acusados por crímenes de Lesa Humanidad. 

  1998: Ante la imposibilidad de iniciar procesos judiciales tendientes a la condena de los represores, se comenzó a conformar los “Juicios por la Verdad”. Tuvieron lugar primero en la ciudad de La Plata, para luego extenderse a todo el país. El objetivo de estos juicios era conocer qué había pasado con los detenidos-desaparecidos y determinar quiénes fueron los responsables de los crímenes cometidos. 

  03/2001: El juez Cavallo determinó que los delitos de los que fueron víctimas José Poblete y Gertrudis Hlaczik, pareja secuestrada en el CCDTyE “Olimpo”, y de la apropiación de su hija Claudia, se dieron en el marco de la ejecución del plan sistemático de exterminio de la disidencia política implementado por la dictadura, por lo que constituyen crímenes de Lesa Humanidad. En virtud de ello declaró inválidas, inconstitucionales y nulas las leyes de obediencia debida y punto final, y resolvió citar a prestar declaración indagatoria a Julio Simón (a) “Turco Julían” y Juan Antonio Del Cerro (a) “Colores”.

  2003: Desde la presidencia de Néstor Kirchner, y mediante la aprobación de la ley 25.779, se promovió la nulidad parlamentaria de las leyes de impunidad que reclamaba el movimiento de Derechos Humanos y vastos sectores de la sociedad. 

  05/2005: La Procuración General de la Nación consideró que las leyes de Punto Final y Obediencia Debida son contrarias a los principios establecidos en la Constitución Nacional, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

  06/2005: La Corte Suprema de Justicia, en un fallo histórico con mayoría de siete votos contra uno, se pronunció en el caso del matrimonio Poblete y zanjó definitivamente los escollos legales para juzgar los crímenes de la dictadura. Declaró la invalidez e inconstitucionalidad de las leyes de Punto final y Obediencia Debida, reafirmó la imprescriptibilidad de los delitos de Lesa Humanidad y sostuvo la imposibilidad de amnistiar estos crímenes, así como la consecuente obligación estatal de prevenir, investigar y sancionar toda violación de los derechos humanos.

  04/08/2006: El Tribunal Oral Federal Nº 5 condenó a Julio Simón "Turco Julián" a 25 años de prisión por los delitos cometidos contra José Poblete, Gertrudis Hlaczik y la hija de ambos, Claudia Victoria. Este fallo constituyó un punto de inflexión en el proceso de juzgamiento a los represores, ya que es la primera sentencia que se recuesta en la nulidad de las leyes de impunidad.

Juicios ABO

En la llamada “megacausa” Primer Cuerpo del Ejército se investigaron los crímenes cometidos en más de sesenta Centros Clandestinos ubicados en jurisdicción de ese comando del ejército, que abarca la Ciudad de Buenos Aires y parte de las provincias de Buenos Aires y La Pampa. 

La instrucción de esta megacausa estuvo a cargo del juez de primera instancia Daniel Rafecas. Respecto a los delitos cometidos específicamente en el CCDTyE “Olimpo”, Rafecas consideró que los CCDTyE “Atlético”, “Banco” y “Olimpo” formaron parte de un circuito represivo específico, todos ellos bajo la órbita del Primer Cuerpo de Ejército y compuestos por los mismos Grupos de Tareas. Los detenidos-desparecidos fueron trasladados de un Centro a otro sucesivamente. Por ello, en la elevación a juicio oral y público se reagruparon 184 casos correspondientes a los delitos cometidos en los tres CCDTyE, imputando a 17 represores que actuaron en estos. Cabe aclarar, que se trató de una elevación parcial, puesto que no abarca la totalidad de los delitos que se encuentran denunciados en la causa ABO. 

Condenas: 

Samuel Miara, Policía Federal Argentina, Alias “Cobani”. Perpetua.

Oscar Augusto Isidro Rolón, Policía Federal Argentina, alias “Soler”. Perpetua. 

Julio Héctor Simón, Policía Federal Argentina, alias “Turco Julián”. Perpetua.

Raúl González, Policía Federal Argentina, alias “Mayor Raúl” o “El Negro”. Perpetua.

Juan Carlos Avena, Servicio Penitenciario Federal, alias “Centeno”. Perpetua. 

Eufemio Jorge Uballes, Policía Federal Argentina, alias “Anteojito Quiroga” o “Führer”. Perpetua.

Eduardo Emilio Kalinec, Policía Federal Argentina, alias “Dr. K”. Perpetua.

Roberto Antonio Rosa, Policía Federal Argentina, alias “Clavel”. Perpetua.

Luis Juan Donocik, Policía Federal Argentina, alias “Polaco Chico”. Perpetua.

Guillermo Víctor Cardozo, Gendarmería Nacional, alias “Cortés”. Perpetua.

Eugenio Pereyra Apestegui, Gendarmería Nacional Argentina, alias “Quintana”. Perpetua.

Raúl Antonio Guglielminetti, ex agente civil de inteligencia del Ejército Argentino, alias “Gustavino” o “Mayor Gustavino”. 25 años.

Ricardo Taddei, Policía Federal Argentina, alias “Cura” o “El Padre”. 25años.

Enrique José Del Pino, capitán del Ejército Argentino, Batallón de Inteligencia 601, alias “Miguel”. Perpetua.

Carlos Alberto Roque Tepedino, Jefe del Batallón de Inteligencia 601 del Ejército Argentino. 25 años.

Mario Alberto Gómez Arenas, Segundo jefe de la Central de Reunión del Batallón de Inteligencia 601. 25 años.

Absuelto:

Juan Carlos Falcón, Policía Federal Argentina, alias “Kung Fu”. 

Las audiencias por el denominado “Juicio ABO” comenzaron el 24 de noviembre de 2009, se presentaron 46 querellas de organizaciones y particulares. El proceso judicial estuvo a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 2, integrado por los jueces Dr. Jorge Alberto Tassara, Dra. Ana María D´Alessio y la Dra. María Laura Garrigós de Rébori.

En 2007 fueron identificados los restos de los compañeros detenidos-desaparecidos Cristina Magdalena Carreño Araya, Isidoro Oscar Peña, Jesús Pedro Peña, Oscar Néstor Forlenza, Nora Fátima Haiuk de Forlenza, Helios Serra, Santiago Villanueva, María Cristina Pérez y Carlos Antonio Pacino. Los casos de cinco de esos compañeros -J. Peña, I. Peña, H. Serra, C. Carreño Araya y S. Villanueva- fueron incorporados a este juicio oral, lo que constituye un logro muy importante, puesto que amplía la acusación y los represores son juzgados también por homicidio. Los cuatro compañeros restantes no fueron incluidos en esta elevación y formarán parte del segundo Juicio “ABO”. 

Los represores nombrados en las audiencias por los testimoniantes, excede ampliamente el número de represores procesados. Se mencionaron más de 70 represores pertenecientes a las fuerzas involucradas en el “Circuito ABO”: Aeronáutica, Batallón 601, Destacamento de Inteligencia 101 de La Plata, Ejército, Gendarmería, Marina, Policía Federal Argentina, Policía de la Provincia de Buenos Aires, Servicio Penitenciario. Los crímenes cometidos en el circuito “ABO”, así como en los más de 500 Centros Clandestinos de Detención que funcionaron en todo el país, se encuentran mayoritariamente impunes.

En el año 2012 se continuó con un segundo Juicio ABO (bis) en el que se acusó al ex policía federal Pedro “Calculín” Godoy y el ex miembro del Ejército Alfredo “Cacho” Feito por los mismos crímenes de lesa humanidad cometidos en ese circuito represivo que se habían juzgado en el primer juicio. El 8 de junio de 2012 el Tribunal Oral Federal n° 2 condenó a Godoy a 25 años de prisión y a Feito a 18 años.